Uso del Gayatri para desarrollar la intuición espiritual



Introducción

El Gayatri es uno de los mantras con mayor presencia en las diferentes escuelas del hinduismo. Desde sus primeras apariciones registradas en el Rig Veda (1500 – 1800 a.C.) éste era enseñado a toda la comunidad de la India, aquello debido a su principales funciones, que son:

  • Ayuda a desarrollar la intuición espiritual y el “bien obrar”. Esto es obrar en apego a las leyes de la naturaleza o el Dharma.

  • Mantener la paz y claridad de mente incluso en los momentos difíciles.

  • Fortalece nuestro sentido de unidad con los demás.

  • Despierta e incrementa nuestra intuición.

  • Contrarresta las tendencias para hacer el mal y las tentaciones materiales.

  • Ayuda a la alineación de nuestros tres cuerpos (físico, emocional y mental).


Al evocarlo conectamos con la luz que emana del Sol oculto (teosóficamente el Logos), siendo esta luz la que puede disipar a las sombras de este mundo ilusorio (Mâyâ), para fines prácticos su recitación constante nos ayuda también a percatarnos de lo relativos que son nuestros problemas del día a día, ayudándonos así a mantener la calma y optimismo ante estos.


Estructura del Gayatri.

La redacción del mantra original en formato AITS es la siguiente:


oṃ bhūr bhuvaḥ svaḥ

tat savitur vareṇyaṃ

bhargo devasya dhīmahi

dhiyo yo naḥ pracodayāt


En español este se recitaría de la siguiente forma:


Om bur buváj suáj

tat savitúr váreniam

bargo devásia dímaji

díio io naj prachodáiat


El significado de este mantra revelado por el teósofo William Q. Judge es el siguiente:


“Revela, oh Tú, quien le das sustento al Universo, de quien todo viene, a quien todos deben regresar, esa cara del Sol Verdadero ahora oculta por un vaso de luz dorada, que veamos la verdad y cumplamos con nuestro deber en nuestro viaje. a tu asiento sagrado”


Audio del Gayatri

En la siguiente liga encontrarás un video para comenzar a practicarlo:

https://youtu.be/QUYMk6Ytqrw


Ejecución correcta del Gayatri mantra.


"Un mantra no debe ser repetido de manera vacía y mecánica. Para toda acción hay una reacción, quien produce nada recibe nada".


Para ejecutar el Gayatri de manera correcta, recibiendo así sus mayores resultados, es importante considerarlo a tres niveles: físico, mental e intuitivo.


Nivel físico.

El nivel físico considera simplemente la recitación repetitiva y “correcta” del mantra. Con un ritmo y tono adecuado. Éste no es un tema para preocuparnos ya que no hay un modelo al cual todos debamos de igualar, cada persona tiene su nota y su vibración, lo importante es recitarlo con constancia y poco a poco sin darnos cuenta la propia luz del Gayatri nos orientará en su evocación correcta, simplemente lo sentiremos.


Durante las repeticiones se recomienda empezar recitando con un tono medio-alto (para alinear nuestro cuerpo físico), posteriormente otras repeticiones con volumen muy bajo (susurrando) (para alinear nuestro cuerpo emocional) y finalmente recitarlo sólo en la mente (para alinear nuestro cuerpo mental).


Nivel mental.

El nivel mental implica entender, al menos a un modo racional ¿Qué es el Gayatri? Atendiendo este punto, en los estudios teosóficos se habla de un centro de creación del cual todo emana y al cual todo vuelve, a este Sol Oculto se le refiere comúnmente como el Logos. A este no lo podemos alcanzar de manera directa, sin embargo, sí es posible conectar con él indirectamente mediante la luz que irradia. A esta luz de intuición espiritual y sabiduría se le conoce como “la luz de Buddhi” y corresponde con la Devî del Gayatri. Cuando recitamos el Gayatri lo que hacemos es vibrar en unísono con esa luz. Es importante durante la ejecución del Gayatri poder visualizar ese Sol Oculto y sobre todo, la potente luz que de éste emana, visualizar cómo esa luz penetra en todo nuestro ser.



Se dice que la manifestación, o bien, el descenso en la materia se encuentra regido por los tres poderes de lo divino, que son Brahmâ (la creación), Vishnu (el preservador) y Shiva (el regenerador). Oculto en la naturaleza se dice que existe también el poder para el ascenso, para el regreso a la unidad. Es bien dicho que polos opuestos se atraen y al respecto se menciona que si nos enfocamos durante la meditación del Gayatri en el aspecto femenino de la trimurti, visualizando al mismo tiempo a las tres Diosas: Sarasvatî, Lakshmî, Kâlî. Lo que hacemos es activar el poder opuesto que activa la vía de regreso hacia el espíritu. Cuando recitamos el primer verso: “bhūr bhuvaḥ svaḥ” nos estamos refiriendo también a los 3 planos de existencia, que son el espiritual (Sarasvatî), el astral (Lakshmî) y el físico (Kâlî).



En la naturaleza son innumerables los poderes ocultos, estos individualmente representan diferentes aspectos de la realidad, y están asociados a su vez,  a símbolos y mantras que son los que los activan, por ejemplo, Kâlî individualmente se usa para salir de situaciones adversas, Lakshmî para la búsqueda de riqueza y Sarasvatî para obtener sabiduría. Cuando recitamos el Gayatri estamos invocando a las tres Devis totalmente integradas y el significado es muy diferente. Podría resumirse como:


"Yo no quiero riqueza, sabiduría, salir de problemas ni ningún otro de tus aspectos separados, yo simplemente te quiero a ti, quiero ser parte de ti, como un todo y en todas tus facetas".


Recitar al amanecer, a medio día y al atardecer.

También es ampliamente mencionado en la literatura esotérica que todos los eventos y elementos de la naturaleza a nuestro alrededor no son sino símbolos reflejados del plano arquetípico, y en este sentido se menciona también la importancia de recitar el Gayatri en tres momentos del día. Al amanecer (evento que simboliza a Sarasvatî), a medio día (símbolo para Lakshmî) y al anochecer (símbolo para Kâlî). Al hacerlo de este modo se dice que estamos trabajando también en alinear nuestros vehículos mental, astral y físico.


Nivel intuitivo.

Tras la práctica constante del Gayatri en los dos niveles antes mencionados se llega a un punto en que los diferentes conceptos visualizados en nuestra mente se unen en un símbolo integrado, y es a partir de ahí que es posible llegar a una “desconexión” momentánea con el yo ilusorio e integrarnos como una unidad absoluta. A este estado los rishis de la antigüedad le conocían como Samadhi, y es este un nivel de meditación difícilmente expresable con las palabras y que ha sido apenas trazado por algunos artistas en la poesía, la pintura y la música.

186 vistas

© 2018 por Amenta Team.