DS-ST1-38

(b) La palabra “Anupâdaka”, sin padres o sin progenitores, es una designación mística que en nuestra filosofía posee significaciones varias. En general se suele designar por este nombre a Seres Celestiales como los Dhyân Chohans o Dhyâni-Buddhas. Éstos corresponden místicamente a los Buddhas y Bodhisattvas humanos, conocidos como los Mânushi (humanos) Buddhas, estos también son también llamados “Anupâdaka”, desde el momento en que toda su personalidad se halla sumida en sus Principios Sexto y Séptimo combinados, o Âtmâ-Buddhi, y que se han convertido en los de “Alma de Diamante” (Vajrasattvas) 181, o plenos Mahâtmâs. El “Señor Oculto” (Sangbaí Dag-po), “aquel sumido en lo Absoluto”, no puede tener padres, puesto que es existente por Sí Mismo, y uno con el Espíritu Universal (Svayambhû) 182, el Svabhâvat en su más elevado aspecto. El misterio de la jerarquía de los Anupâdaka es grande, siendo su ápice el Espíritu-Alma universal, y constituyendo su peldaño inferior los Mânushi-Buddha; y aun cada hombre dotado de Alma es un Anupâdaka en estado latente. De aquí el empleo de la expresión “la gran Rueda (el Universo) era Anupâdaka”, cuando se habla del Universo en su condición informe, eterna o absoluta, antes que fuera formado por los “Constructores”. (Ver Parte I I., “ Sustancia Primordial.”)

Para regresar da clic en el botón

de tu navegador