DS-ST1-27-N1

171 Y, sin embargo, una pretendida autoridad, a saber, Sir Monier Williams, catedrático numerario de sánscrito en Oxford, ha negado precisamente este hecho. He aquí lo que enseñaba a su auditorio el 4 de junio de 1888, en su discurso anual ante el Instituto Victoria de la Gran Bretaña: “En su origen, el Buddhismo se opone a todo ascetismo solitario… para alcanzar las sublimes alturas del conocimiento. No tenía ningún sistema de doctrina, ni oculto ni esotérico… apartado de los hombres vulgares”. (!!) Y además: “… Cuando Gautama Buddha comenzó su carrera, la última e inferior forma de Yoga parece haber sido poco conocida”. Y luego, contradiciéndose a sí mismo, el sabio conferencista dice en seguida a su auditorio: “Sabemos por el Lalita-Vistara que las diversas formas de tortura corporal, de propia maceración y de austeridad, eran comunes en tiempo de Gautama”. (¡!) Pero el orador parece desconocer por completo que esta especie de tortura y de propia maceración, es precisamente la forma inferior de Yoga, Hatha Yoga, la cual era “poco conocida” y, sin embargo, tan “común” en tiempo de Gautama.

Para regresar da clic en el botón

de tu navegador