DS-ST1-27

Los comentadores puránicos la explican por Kârana, “la Causa”; pero la filosofía esotérica lo hace por el espíritu ideal de aquella causa. En su estado secundario, es el Svabhâvat del filósofo buddhista, la Eterna Causa y Efecto, omnipresente y sin embargo abstracta; la Esencia plástica existente por sí misma, y la Raíz de todas las cosas, considerada con la misma óptica que el vedantino considera a su Parabrahman y Mûlaprakriti, lo uno bajo dos aspectos. Parece a la verdad extraordinario encontrar a grandes sabios especulando acerca de la posibilidad de que la Vedânta y especialmente el Uttara-Mîmânsâ hayan sido “sugeridos por las enseñanzas de los buddhistas”, mientras que, por el contrario, el buddhismo, las enseñanzas de Gautama el Buddha, fueron las “sugeridas” y por completo edificadas sobre los principios de la Doctrina Secreta, que intentamos esbozar, siquiera sea en parte, y sobre la cual se apoyan también los Upanishads 171. Lo anterior, según las enseñanzas de Sri Sankarâchârya 172, es innegable.

Para regresar da clic en el botón

de tu navegador