DS-ST1-19

La aparición y desaparición del Universo se describen como la espiración e inspiración “del “Gran Aliento”, que es eterno; y que siendo Movimiento, es uno de los tres aspectos de lo Absoluto, siendo los otros dos el Espacio Abstracto y la Duración. Cuando el Gran Aliento sé expele, es llamado el Soplo Divino, y se le considera como la respiración de la Deidad Incognoscible –la Existencia Única– la cual exhala un pensamiento, por decirlo así, que se convierte en el Kosmos (Ver "Isis sin Velo"). De igual modo, cuando el Aliento Divino es inspirado, el Universo desaparece en el seno de la Gran Madre, que duerme entonces “envuelta en sus Siempre Invisibles Vestiduras”.

Para regresar da clic en el botón

de tu navegador