DS-PR-76

Pero mientras en la doctrina oriental, éstos constituyen el Séptimo Principio del Universo Manifestado, o su âtma-Buddhi-Manas (Espíritu, Alma, Inteligencia), ramificándose y dividiéndose la Tríada en siete principios cósmicos y en siete principios humanos; en la Kabalah occidental de los místicos cristianos, se considera la Tríada o Trinidad, y entre sus ocultistas, el Jehovah macho-hembra, Jah-Havah. En esto estriba toda la diferencia entre las Trinidades esotérica y cristiana. Los místicos y los filósofos, los panteístas orientales y occidentales, sintetizan su Tríada pregenética en la abstracción divina pura. El ortodoxo, la antropomorfiza. Hiranyagarbha, Hari y Sansâra 154, las tres Hipóstasis del Espíritu que se manifiesta el “Espíritu del Espíritu Supremo” (con cuyo título saluda Prithivî, la Tierra, a Vishnu en su Avatâra primero), son las cualidades abstractas puramente metafísicas de la Formación, la Conservación y la Destrucción, y son las tres divinas Avasthâs (Hipóstasis) de lo que “no perece con las cosas creadas” (o Achyuta, un nombre de Vishnu); mientras que el cristiano ortodoxo escinde su Deidad creadora personal en los tres personajes de la Trinidad, y no admite ninguna Deidad superior. Esta última es, en Ocultismo, el Triángulo abstracto; para él ortodoxo, es el Cubo perfecto.

Para regresar da clic en el botón

de tu navegador

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now