DS-PR-49

Estos siete Elementos, con sus innumerables subelementos, que son mucho más numerosos que los conocidos por la Ciencia, son simplemente, modificaciones condicionales y aspectos del Elemento Uno y único. Este último no es el éter 145 ni siquiera el Akâza, sino el origen de éstos. El Quinto Elemento, hoy día invocado con completa libertad por la ciencia, no es el éter supuesto por Sir Isaac Newton, aunque él le llama por este nombre, habiéndolo asociado probablemente en su mente con el Æther, el “Padre-Madre” de la antigüedad. Como Newton intuitivamente dice: “La Naturaleza es un operador perpetuo que actúa en forma circular; engendrando fluidos de sólidos, cosas fijas de cosas volátiles y volátiles de fijas; las sutiles de las groseras y las groseras de las sutiles… Así, quizás, pueden todas las cosas haberse originado del éter” 146.

Para regresar da clic en el botón

de tu navegador