DS-PR-11-N1

128 Los nominalistas, argumentando con Berkeley que “es imposible… formarse la idea abstracta del movimiento independientemente del cuerpo que se mueve” (Principles of Human Knowledge. Introducción, párrafo 10), pueden preguntar: ¿Qué es el cuerpo productor de tal movimiento? ¿Es una substancia? ¿Entonces creéis en un Dios Personal?, etc. A esto se contestará después, en el Anexo de este Libro mientras tanto reclamamos nuestros derechos de Concepcionalistas como opuestos a las opiniones materialistas de Roscelini, respecto al Realismo y al Nominalismo. “¿Ha revelado algo la ciencia —dice Edward Clodd, uno de sus más hábiles defensores— que debilite o se oponga a las antiguas palabras en que se encuentra expresada la esencia de todas las religiones pasadas, presentes o futuras; esto es, conducirse con rectitud, ser compasivo y permanecer humilde ante Dios?” Esto asumiendo que por la palabra Dios, nos referimos no al crudo antropomorfismo, que es todavía la columna vertebral de nuestra teología corriente, sino al simbólico concepto de aquello que es Vida y Movimiento del Universo, conocer lo cual, en el orden físico, es conocer el tiempo pasado, presente y futuro, en la existencia de las sucesiones de fenómenos; y conocer lo cual, en el orden moral, es conocer lo que ha sido, es y será, dentro de la humana conciencia. (Véase Science and the Emotions. Discurso pronunciado en la South Place Chapel, Finsbury, London, diciembre 27, 1885).

Para regresar da clic en el botón

de tu navegador

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now