DS-PART1-4

ESTANCIA I 1. EL ETERNO PADRE, ENVUELTO EN SUS SIEMPRE INVISIBLES VESTIDURAS, HABÍA DORMITADO UNA VEZ MÁS POR SIETE ETERNIDADES. 2. EL TIEMPO NO EXISTÍA, PUES YACÍA DORMIDO EN EL SENO INFINITO DE LA DURACIÓN. 3. LA MENTE UNIVERSAL NO EXISTÍA, PUES NO HABÍA AH-HI PARA CONTENERLA. 4. LAS SIETE SENDAS DE LA FELICIDAD NO EXISTÍAN. LAS GRANDES CAUSAS DE LA DESDICHA NO EXISTÍAN, PORQUE NO HABÍA NADIE QUE LAS PRODUJESE Y FUESE APREHENDIDO POR ELLAS. 5. SÓLO TINIEBLAS LLENABAN EL TODO SIN LÍMITES; PUES PADRE, MADRE E HIJO ERAN UNA VEZ MÁS UNO, Y EL HIJO NO HABÍA AÚN DESPERTADO PARA LA NUEVA RUEDA Y SU PEREGRINACIÓN EN ELLA. 6. LOS SIETE SEÑORES SUBLIMES Y LAS SIETE VERDADES HABÍAN DEJADO DE SER; Y EL UNIVERSO, EL HIJO DE LA NECESIDAD, ESTABA SUMIDO EN PARANISHPANNA, PARA SER EXHALADO POR AQUELLO QUE ES, Y SIN EMBARGO, NO ES. NINGUNA COSA EXISTÍA. 7. LAS CAUSAS DE LA EXISTENCIA HABÍAN SIDO DESTRUIDAS; LO VISIBLE QUE FUE Y LO INVISIBLE QUE ES, PERMANECÍAN EN ETERNO NO-SER – EL ÚNICO SER. 8. LA FORMA UNA DE EXISTENCIA, SIN LÍMITES, INFINITA, SIN CAUSA, SE EXTENDÍA SOLA EN SUEÑO SIN ENSUEÑO; Y LA VIDA PALPITABA INCONSCIENTE EN EL ESPACIO UNIVERSAL, EN TODA LA EXTENSIÓN DE AQUELLA OMNIPRESENCIA QUE PERCIBE EL OJO ABIERTO DE DANGMA. 9. PERO, ¿DÓNDE ESTABA DANGMA CUANDO EL ÁIAYA DEL UNIVERSO ESTABA EN PARAMÂRTHA, Y LA GRAN RUEDA ERA ANUPÂDAKA?

Para regresar da clic en el botón

de tu navegador